La primera médica y oftalmóloga de Cuba fue Laura Martínez Carvajal y del Camino, quien nació el día 27 de agosto de 1869. Se graduó de la carrera de Físico – Matemática el 30 de junio de 1888 y graduada el 15 de julio de 1889 en medicina, fue la primera mujer graduada en medicina en Cuba.
A los cuatro años podía leer y terminó la enseñanza primaria a los nueve en la escuela de señoritas de Manuela de Concha y Duval, profesora española de piano y el Bachillerato a los 13, en el Colegio de San Francisco de Paula, siempre con notas excelentes, siendo la primera fémina graduada de bachiller en Cuba. Matriculó en la Universidad de La Habana junto a su hermano con solo 13 años las carreras de Ciencias Físico-Matemáticas y Medicina, y antes de cumplir los 20 años de edad se convirtió en la primera cubana graduada en la especialidad médica, el cinco de julio de 1889.

Los años en la universidad fueron de estudios intensos, ya que cursaba las dos carreras examinado 19 asignaturas, 17 de las cuales sacó con notas de sobresaliente y 2 con notable, por lo que como estudiante se destacó por su brillantez y el alcance de su inteligencia. A partir de entonces tuvo que imponerse a fuerza de respeto y constancia para hacer valer sus derechos en una sociedad que no admitía una mujer en esa posición, sin embargo a pesar de la adversidad conquistó el respeto y la admiración de sus compañeros con su trabajo diario. Debido a los prejuicios sociales existentes en nuestro país durante el Siglo XIX, la dirección de la universidad no le permitía practicar la disección de los cadáveres, junto con sus condiscípulos –todos del sexo masculino- en el Anfiteatro del Hospital de San Felipe y Santiago, que estaba ubicado en los altos de la cárcel de la ciudad. Tenía que realizar las prácticas sola, los sábados y domingos. La pintura la estudió en distintas ocasiones y su habilidad en este arte, le sirvió mucho para ilustrar sus escritos y un Atlas de fondo de ojo, también tenía amplios conocimientos en música, artes plásticas, literatura y botánica. Leía con fluidez inglés y francés.
Laura Martínez se casó con el oftalmólogo Dr. Enrique López Veitía el 20 de julio de 1889, con quien trabajó en su consulta particular, por lo cual resulta también la primera oftalmóloga cubana. Ambos redactaron prestigiosos textos de la profesión y la revista Archivo de la Policlínica, que se editó durante tres lustros. Junto a su esposo, Laura asistió a numerosos congresos médicos que se realizaron en la época. También colaboró con él en gran cantidad de publicaciones como “Notas fisiológicas”, “Observaciones clínicas” y “Ocular leprosy”, así como en los tres volúmenes de “Oftalmología clínica”.
Laura tuvo 7 hijos, a los que amamantó y cuidó, sin abandonar su trabajo en la policlínica e incluso en su casa, cuando ya la enfermedad de su esposo estaba muy avanzada y los enfermos lo visitaban en su casa de la calle Paseo y 1ra. Su esposo fallece el 10 de febrero de 1910 a los 51 años de edad. Debido a esto reintenta hacer su vida y en 1917 compró una caballería de tierra en el campo y construye la finca “El Retiro”, en el municipio Cotorro, donde instala una escuelita gratuita para los pobres, de la cual se hace cargo junto a María, una de sus 7 hijos. Tenía predilección por las flores y los animales, fue miembro del Bando de Piedad (fundado y dirigido por aquellos años por Jeanette Ryder, que empleó toda su fortuna para recoger, mujeres, niños y animales desamparados).Se le diagnosticó tuberculosis, y muere a causa de esta enfermedad el 24 de enero de 1941 con 72 años de edad en la Villa “El Retiro”.

En el municipio de Marianao se encuentra el Centro Médico Psicopedagógico Hogar Laura Martínez de Carvajal hoy Hospital Psiquiátrico que atiende a pacientes con diferentes trastornos nerviosos.