En el año 1880, el Sr. Claudio Graña, comerciante español, introdujo la primera bicicleta en Cuba, era un pesado vehículo con una rueda motriz delantera, a la altura de una persona y una muy pequeña rueda trasera, la novedosa máquina causó admiración y un lógico revuelo.

En el año 1885, la afición por el ciclismo permitió que se crearan los primeros clubes ciclísticos en medio de los preparativos para la Guerra por la Independencia de Cuba.

En el año 1889 se realiza la primera competencia oficialmente de la que se tenga noticias, a la distancia de 100 millas, entre el 9 y el 12 de diciembre de este propio año, se celebró la que se considera como precursora de las carreras por etapas, una prueba de 450 Km en cuatro días, disputada entre las ciudades de Cienfuegos y La Habana.

Antes de que finalizara el siglo, el crecimiento por del uso de la bicicleta aumentó y se habían constituido clubes de ciclistas en la propia Cienfuegos y en las ciudades de Cárdenas, Sagua la Grande, Güines, Matanzas y La Habana.

Se conoce que el primer certamen ciclista oficial corrido en el país aconteció el 24 de febrero de 1911, cuando se disputó una carrera de ruta de una distancia de 100 km (La Habana –Batabanó -La Habana) que ganó el comerciante de artículos de ferretería Antonio Villalobos.